¿Dirías que eres feliz?

Fragmento de La magia en ti

No hay un recetario o un método con las diez claves maestras para encontrar la felicidad. No importa la cantidad de títulos que se hayan escrito en esa dirección. Cada persona es única e irrepetible, y también lo es su historia personal, su camino. Hay algo más allá de la felicidad y se llama PAZ.


Paz es la sensación de aceptar que todo lo que estás viviendo no es ni bueno ni malo, es simplemente como es y tiene su razón de ser. Quizás te duele, tal vez te alegra, pero no te resistes a ello, porque es así y así debe ser. La paz no es un objetivo por alcanzar, es una manera de ver, de tocar, de sentir la vida. Tu paz surge cuando eliges ver, sentir, escuchar las cosas de una manera determinada. TÚ LO DECIDES. 

 

ACEPTO.LAS COSAS SON ASÍ, Y PUNTO

 

¿Por qué este libro es para ti?

Fragmento de La magia en ti

Ningún encuentro es casual. Si ahora estás leyendo estas líneas es porque tengo algo que aportar a tu camino, y sé que va a ser algo grande. Sé que tu vida tomará un nuevo rumbo tras leerme. Puede que al principio solo notes un cambio de actitud, una sensación diferente dentro de ti. Justo esa sensación es la que hará que tu trayectoria cambie, porque tus decisiones a partir de ese momento te llevarán paso a paso a otro lugar, a un gran destino.


Escribí este libro pensando en el potencial que tenemos dentro, que ignoramos y no exprimimos. Piensa si quizás te dejas llevar por las circunstancias que se presentan en tu día a día en lugar de tomar la iniciativa y crear la vida que quieres para ti. Quizás te ves con las manos atadas por mil motivos y no ves posibilidades de sentirte realizado y libre, de sentirte con los pies en la tierra, sabiendo que el suelo que pisas es firme y que cada paso te impulsa en la dirección que tú eliges...


 


Algún día = Nunca

Fragmento de La magia en ti

¿EN QUÉ MOMENTO TE ENFOCAS?

¿PASADO, PRESENTE O FUTURO? 


Recuerdo la época en que caí en una depresión, poco antes de mi segunda separación, como una etapa en que vivía pensando en el futuro. Mi mayor deseo era que pasara ese presente tan agonizante. En el futuro sería feliz, no sabía cómo, pero llegaría ese momento. Mi tarea era «simplemente» funcionar y cumplir lo que me tocaba hasta que un buen día llegara ese futuro que parecía ser siempre… futuro.


Esto de vivir en el mañana es un patrón que se repite en la mayoría de las personas en los asuntos más habituales, sin que apenas nos demos cuenta. Es ese «¡ya quedaremos!» cuando te encuentras a un amigo que hace tiempo que no has visto. O es también ese «algún día quiero visitar Venecia».


Si te quedara un año de vida y lo pudieras disfrutar con salud,

 

¿CUÁL SERÍA TU LISTA DE DESEOS PENDIENTES? 

¿Y SI TE QUEDARA UN MES?

¿Y UNA SEMANA?

¿Has sanado tu pasado en el amor?

Fragmento de Mi camino contigo y sin ti

¿QUÉ HERIDAS TE QUEDARON DE TUS ANTERIORES RELACIONES?
¿QUÉ CICATRICES SIGUES NOTANDO?
¿HA SANADO TU PASADO?


Todos tenemos un pasado. Sí, no te acabo de descubrir nada, lo sé.
Lo que quiero decir con esto es que el pasado es eso: pasado.


¿DÓNDE LLEVAS TU PASADO?


El problema surge cuando llegamos a una relación con el dolor o las heridas que nos dejó la anterior. Con los golpes y los morados emocionales, en el caso de que los hubiera, o con la nostalgia y la idealización si todavía no te has «desenganchado».
Por eso es necesario, como ya hemos comentado, que pase un tiempo de reciclaje en el que te encuentres antes de volverte a aventurar en el mundo de las relaciones; un tiempo de autoconocimiento, de sanación, de encuentro o de reencuentro contigo mismo. Claro que esto es la teoría y la mejor de las prácticas, pero la vida nos sorprende con sus momentos mágicos y sus aventuras para que sigamos aprendiendo y creciendo, así que el abanico de historias y caminos que se pueden seguir es infinito.


Empieza cada relación poniendo el
contador a cero