Directora de una gran orquesta… te atreves a soñar?
9 febrero, 2017
Die Vergangenheit existiert nicht, ich drückte auf “Löschen”
26 mayo, 2017
El pasado no existe, le di a “borrar”

Una piedra cayó en mi corazón al leer en Facebook una frase de una amiga con la que disfruté un gran verano en Alicante: “El pasado no existe”… grande con letras en blanco bien gorditas y con fondo de color, muy chulo, no hacía falta foto. Sé, o por lo menos intuyo,  que el pasado lo deja atrás con dolor y con mucho positivismo da un paso valiente al frente y empieza a disfrutar la vida por fin quitándose telarañas.

Y es que a veces las cosas se ponen muy feas y el dolor ha sido tan grande, que sólo quieres olvidar, pasar página y no mirar atrás, “no retroceder ni para coger carrerilla”.

Piensa un poco, o mejor dicho….párate a sentir lo que le ocurre a tu cuerpo con esa frase “el pasado no existe”, a mí me revolucionó todo, y me imaginé mi presente hoy, ese “ahora” tan popular que me estoy forzando a vivir si elimino…el pasado.

Me vinieron a la cabeza y al corazón momentos muy malos que los catalogué como innecesarios en su momento, sobraban en mi vida…  botón de borrar? nooooo… hay algo mágico en cada uno de ellos, míralos de cerca y siéntelos de nuevo, porque han conseguido algo grande, muy grande en ti. Subiste un escalón, y otro, y otro…eso es, a pasitos pequeños y a veces tan grandes que las agujetas te dejaron inválida semanas o meses, años. Aquello por lo que lloré el mar Mediterráneo entero, se convirtió en una roca en mi camino que me hizo dar vueltas y vueltas a su alrededor hasta descubrir una grieta por donde continuar. Una roca… un pilar fundamental en mi camino que hizo sacar lo mejor de mí misma para mantenerme en pie.

Estoy pensando en mi vuelo a Madrid esta tarde, cuando mire por la ventanilla del avión y vea el fondo azul lleno de nubes de algodón, a veces me imagino andando entre ellas y me entra sensación de vértigo. Me falta el camino sólido bajo mis pies, las rocas que me dan la seguridad de poder pisar firme y darme impulso cada vez que quiera saltar o bailar. Necesito el suelo, mi pasado, mi aprendizaje y me da tanta fuerza el haberlo tenido que estoy sumamente agradecida.

No necesito refrescar el pasado ni tampoco olvidarlo porque siento sus efectos en mí, mi transformación, mi cambio… y me da mucha tranquilidad.   Gracias pasado por existir y gracias por haber sido como has sido, y gracias a TI aunque no entendí el “por qué” de lo que pasaba. Hoy entiendo el “para qué”. Hoy entiendo que todo fue como tenía que ser para que pudiera tener hoy un gran camino de rocas a mis pies.

Gracias pasado por existir, fuiste un gran regalo. Te llevo conmigo a vivir este presente maravilloso.

 

pd. Querida amiga, espero que recibas mis palabras con todo el cariño y respeto que las he escrito

2 Comments

  1. Irene dice:

    Cris, gracias por compartir tus pensamientos y aprendizajes y por escribir tan bonito. No puedo estar mas de acuerdo con tus palabras.
    Sigue regalando tus dones al mundo, bitte 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *