te saturas? escucha, escucha… escúchate…
2 enero, 2017
Montañas grandes…pasitos pequenyos
15 enero, 2017
ordenando el armario…ordenando mi vida

Una de las cosas más “chulas” de este Máster son las tareas semanales. Cada semana toca algo nuevo, y la primera semana fue “ordenar”. Pues sí, eso, ordenar, así como suena pero distinto a lo acostumbrado… no se trataba de ordenar así sin más como se hace cada 2 días, una vez a la semana o una vez al mes o al año… no… ORDENAR, a saco, filtrar, seleccionar, quedarte con lo mínimo, con lo necesario…

y te estarás preguntando “qué tiene que ver un máster de Desarrollo Personal con hacer la limpieza? “…  pues mucho!…. TODO!!

Te lanzas a la aventura de meterte a saco para deshacerte de antiguas creencias, adquirir nuevas, nuevos hábitos, otras perspectivas, crecer interiormente y para todo eso necesitas espacio, claridad, hueco, deshacerte de lo antigüo y dejar sitio a lo nuevo… cómo va a entrar algo en tu vida si no le haces hueco?

Cómo va a entrar algo en tu vida si no le haces hueco?

Qué suerte! pensé, ya que en verano me había leído el libro de Marie Kondo “La Magia del Orden” , que me revolucionó por completo…tras las vacaciones llegué de Alicante  a mi casa de Múnich y lo primero que hice fue vaciar mis dos armarios, llenar un montón de bolsas y llenar sólo un armario, estilo militar…  lo mejor de todo, han pasado cinco meses y el armario sigue ordenado, impresionante! no me había pasado en mi vida…  bueno, el caso es que tenía la motivación de hacer lo mismo con toda la casa… yo no soy de guardar, pero a pesar de eso he llenado un par de maleteros para tirar y regalar…

Se trata de trabajar el desapego… gran palabreja… desapegarse de las cosas materiales. No nos damos cuenta pero nos movemos con una gran mochila sin darnos cuenta. Es por eso que nos sentimos tan bien en los viajes, en los hoteles en los que no hay nada, una maleta con lo indispensable y somos felices, nos sentimos ligeros 🙂

Tuve varios momentos dificilillos con esto del “desapego”, uno de ellos fue el momento “cris tira los trabajos de primaria de otto en el vertedero municipal (otto es mi hijo, ahora tiene 8 años <3 )”.. uffff… estuve todo el día con esa imagen en la cabeza, como a cámara lenta y sin sonido… me repetía interiormente “ya tuvieron su función, si acumulas los de cada año ni se van a poder mover en su habitación”… me costó sacar juguetes y mil aparejos de la habitación de los nanos, qué agobio!!!  la clave para mí fue pensar en su progreso… quiero enseñarles a vivir en el “ahora”, que no se queden enganchados en el pasado, que no vivan atados a cosas materiales, que no dependan de nada y que no sientan miedo a desprenderse de nada porque la vida les dará todo lo que necesitan,  la vida es abundante y no querer desprenderse de algo es síntoma de escasez, por miedo a que te vaya a faltar en adelante.

Hubo otro momento clave, que en realidad me llevaba agobiando varios meses… tenía unos recuerdos de un posible amor, un “intento de” tras una etapa de “no hombres”… un amor que se fue tan rápido como había venido tras agitarme fuerte el corazón. Pues esos recuerdos, los había tenido empaquetados en mi armario, con la intención de dárselos algún día, ay ay ay… dárselos algún día…esa manera de no dejar ir… pues ahí se fueron, fríamente a la basura, sin más, no podía ni creerme lo que acababa de hacer y yo seguía ahí tal cual, con mis pies en el suelo y el mundo seguía girando, tomaaaa!! y sí, su recuerdo seguirá en mi interior y pensaré en él cuando yo lo decida, no cada vez que vea el paquete en mi armario…  todo lo que tenemos en casa tiene una energía, unas vibraciones, nos produce unos sentimientos determinados, observa qué cosas te transportan a momentos tristes, que te restan energía y deshazte de ellas. Vive en el AHORA y que tus cosas te ayuden a disfrutarlo.

y bueno, tras cinco semanas de máster sigo estando a medias con esta tarea, con esquinas de mi pasillo convertidas en “bandejas de salida”, avanzando, eso sí, cada vez hay más hueco en mi casa y yo cada vez me siento más ligera…

Las vacaciones de Navidad me dieron para mucho, así sin querer… llegó el año nuevo, el 2017 y pensé “lo mismo que estoy haciendo en casa, voy a hacer en mi vida, en mi día a día”, surgió como necesidad imperiosa, y desde ese momento decidí que a todo lo que me restara en mi vida le daría puerta. Y voilá… me presenta la vida la gotita que colmó el vaso donde menos lo esperaba a través de un par de wsapps de mal gusto así que… ayer mismo hablé con el director de la escuela de baile donde doy clases de zumba entre otras muuuuchas cosas desde hace casi tres años… y me “auto-despedí”, así sin más.  Alaaaaa!!!! pues sí, Zumba, el baile, es mi pasión y de repente le daba una patada a mis clases así sin más… y sin ningún tipo de miedo, con la plena confianza de que haciendo hueco, retirando lo que entorpece, lo antiguo, lo que pesa, lo que resta, queda un espacio abundante para que entre lo nuevo, aire fresco, nuevas posibilidades… Pues cuál mi sorpresa hace un par de horas cuando recibo un mail de un colegio interesado en mis clases de zumba…  dónde está la cámara????    no hay cámara señores, es así de simple… son las leyes del universo, no hay más, deja atrás lo que te pesa para que pueda llenarse el hueco con lo nuevo, con nuevas sorpresas…   adelante!!  😉

 

4 Comments

  1. Bea dice:

    Cris… que bien me viene todo esto en éste momento de mi vida… así que gracias. Ahora mismo voy a ir a mi armario y a empezar a hacer hueco, no sabes cuánto lo necesito!

    • cris dice:

      Bea, saca todo de golpe, deja el armario vacío y mete sólo lo que te dé buenas vibraciones, te vas a quedar nueva!! gracias por tu mensaje, tan valioso compartir sentimientos!

  2. Irene dice:

    Qué bueno, Cris! Eres toda inspiración, compi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *